Zero no Tsukaima

(ZNT) Volumen 21- Capitulo 2

Traductor: Arzas
Editor: Prox “The Knight of Treason”☭


Capítulo 2: Ataque suicida a la Capital Adyl


-Rayos de luz perforaban el desértico cielo nocturno… La “Ostland”, nave en la que se encontraban Louise y los otros, navegaba a máxima velocidad mientras despedía humo negro.

 

-No había más señales de resistencia elfica visibles. Esto era debido a Louise, la cual literalmente destruyo la fuerza aérea de élite elfica, la cual consistía de diez navíos de guerra y dieciséis naves de patrulla, con su hechizo de “Explosión”.

 

-Pero aun así, la “Ostland” había sido dañada en gran medida luego de recibir severos cañonazos. Habían grandes huecos en el casco del barco, y el motor de vapor el cual había sido forzado hasta sus limites, estaba casi roto. Para esta nave el hecho de seguir surcando los cielos debía ser alguna clase de milagro.

 

“Jean! Ya puedo verla!” Kirche, la cual se encontraba apoyada en el valuarte de la nave, grito.

 

“Entonces, esa es la ciudad capital de los elfos, Adyl?”

 

-Adyl. La capital de “Nephthys”, el país de los elfos.

 

-Era una magnifica ciudad artificial construida en el desierto la cual era rodeada por el mar.

 

-Entre cruzada por varios conjuntos de canales de agua, la ciudad estaba llena de hermosos y bien cuidados muros blancos. Islas, hechas de tierra reclamada, se expandían por el océano a sus alrededores ; mientras muchas naves llegaban a estacionar entre ellas.

 

-Abrumado por la gran escala de la ciudad, Colbert no pudo contener un suspiro.

 

-Un suspiro completamente diferente de los que encontrarías en Halkeginia, mostraba la disparatada diferencia tecnológica entre humanos y elfos.

 

-Al mismo tiempo, Colbert sintió sitio una pesadez en su corazón. “Luego de esto, ellos enserio piensan luchar contra un oponente capaz de construir semejante ciudad…?”, pensó.

 

-En el centro de Adyl, vigilando el mar, se encontraba una gran torre blanca.

 

-Desde esa distancia, la gran torre parecía medir cerca de dos mil mails, tan alta, que no podía compararse a ninguna torre en Halkeginia. Tenia un estricto y funcional diseño, carente de toda estructura ornamental.

 

-La estructura fue bautizada como “Kasper”, donde la mas alta autoridad elfica, el “Concejo” estaba localizado.

 

-Ellos estaban probablemente a unas docenas de ligas lejos de poder alcanzar el centro de Adyl…

 

-Una sombría atmósfera flotando en el aire, justo como pidió guiche, “Sr. Colbert, tengo una pregunta.”

 

“Que sucede, Sr. Gramont?” “Donde vamos a aterrizar?”

-Parecía haber una plataforma de aterrizaje para dragones de viento en el apéndice de la torre, pero no debería de ser capaz de soportar el peso de una nave tan grande.

 

“Bueno, estrellaremos la nave en la torre entonces.” Dijo Colbert firmemente.

 

-Guiche no pudo creer lo que había escuchado. Incluso Kirche abrió los ojos en asombro.

 

“Que? Es en serio?” Éléonore, quien se encontraba en la cubierta, le grito.

 

“ Por supuesto, solo un loco intentaría algo así.” “Huh?”

 

“Pero es precisamente por eso, que los elfos pueden no estar preparados para algo así.” Colbert dijo esto con una expresión seria.

 

-Actualmente este no era el plan especial para atacar al enemigo que ellos habían esperado. Pero aun así ellos necesitaban este plan, puesto que al no tener casi posibilidades de victoria solo una locura podría funcionar.

 

“No importa como lo veas, esto es demasiado arriesgado!”

 

“Ya era arriesgado desde que llegamos al territorio de los elfos de todas formas.” Colbert añadió

 

“Q-que pasa si, fallamos?”

 

“Entonces seremos reducidos a pedazos de carne.” Dijo Malicorne, despreocupadamente.

 

“Hey, que pasa con esa actitud tuya… Un solo error nos costara nuestras vidas sabes?”

 

“Y es por eso que tienes la gran responsabilidad de no conducirnos hasta nuestra muerte, nee-san.”

 

“Quieres que te patee fuera de la nave?”

 

“Bueno, no seria tan malo si fuera capaz de ir al paraíso con nee-san mientras sostengo su mano, creo.”

 

“Por que alguien querría ir al paraíso contigo, o tomar tu mano, huh?” Éléonore arrojo a Malicorne hacia el baluarte en un solo movimiento, luego de sacudir la cabeza lentamente como si se hubiese dado cuenta de algo. “No tiene sentido el morir aquí, por que no me he rendido en querer casarme.”

 

-La “Ostland” tenia en la mira al “Kasper”.

 

-Tiempo después, Kirche inclino la cabeza hacia Colbert, quien se encontraba de pie en la cubierta con una expresión seria. “Jean, incluso si esta es una travesía que terminara en el infierno, yo siempre estaré a tu lado.”

 

“Gracias, Srt. Zerbst.”

 

-Entonces, Kirche noto que su amiga de cabello azul, estaba sentada en una esquina de la cubierta.

 

“Es en serio? Estas leyendo un libro, incluso ahora?”

 

-Los ojos de Tabitha no se alejaban del libro, y ella solo respondía asintiendo a la pregunta.

 

“Tu solo haces lo que se te da la gana, huh?”

 

-Que había allí que era tan interesante para ella… Kirche se movió rápidamente detrás de ella intentando descifrar el misterio de ese libro.

 

-Pero, el hecharle un ojo al contenido de este solo la confundió más.

 

-Lo que Tabitha estaba leyendo era un libro de ilustraciones para niños.

 

“Oh, esto es raro. No son la gran mayoría de libros que lees mucho mas complicados que este?”

 

“Este es un libro importante para mi.”

 

“Oh…” Kirche se enmudeció decepcionada mientras le echaba una mirada a uno de los lados de la nave.

 

-Louise estaba durmiendo profundamente en el regazo de Siesta allí.

 

-Louise ha estado durmiendo constantemente desde que uso toda su fuerza para castear un poderoso hechizo de “Explosión” a la flota elfica.

 

“Pobre chica. Pero parece que tendrás que levantarte pronto.”

 

……………………….

 

“Estas diciendo que los barbaros lanzaran un ataque aquí?”

 

“Pero que carajo esta haciendo el comandante Amran?!”

 

-En estos momentos… El “Kasper” concejo estaba vuelto un caos.

 

-Esto no solo es algo extraño, no solo fue destruida toda la flota elfica, sino que una nave de los barbaros aprovecho la oportunidad para navegar a gran velocidad hacia Adyl. Esto es algo que jamas había pasado en toda la historia de la guerra entre humanos y elfos.

 

“Mmhmm. Parece ser que hemos subestimado las habilidades de los barbaros.”

 

-Luego de escuchar lo que el elfo anciano del concejo dijo, Turuk, se enmudeció, y las expresiones de todos los miembros se tornaron sombrías.

 

“Esto no es una broma, Sr. Presidente. Ellos deben de ser los “Contratados” que vendrán a dar retribución a los “Diablos”. Dijo uno de los miembros del consejo.

 

“Nunca pensé que podrían siquiera intentar atacar el “Kasper”.”

 

“No hay muchos guardias aquí, verdad?”

 

“De que tienes miedo? Son solo barbaros, que podrían hacer ellos incluso viniendo aquí?”

 

-Luego de escuchar la burla de uno de los miembros más jóvenes del concejo, algunos otros miembros comenzaron a mostrar su aprobación.

 

-Bueno, es verdad que cada uno de los miembros del concejo son poderosos usuarios de la magia “Los Primogénitos”. Ellos no tenían por que tener miedo a la magia de los barbaros, así que era natural para ellos mirar hacia abajo al enemigo.

 

-Preocupación surgió en la mente de Turuk mientras el veía lo que ocurría a su alrededor. “Valla panda de idiotas incurables.”

 

-Como podían ellos hablar tan calmadamente en tiempos tan urgentes?

 

-La paz y armonía de todos esos milenios a corrompido al concejo. Gracias a esto, fanáticos sin escrúpulos como los caballeros “Sangre de Acero” rebosan de poder.

 

“Incluso si nuestro oponente son barbaros, no podemos bajar la guardia. Es que no se dan cuenta que nuestra flota entera fue aniquilada por ellos?”

 

-Todo el mundo se calmo luego de que Turuk tirara una bomba sobre aquella discusión de odio.

 

“En todo caso, será mejor que no cometamos el terrible error de subestimarlos. Quizá saquen a la luz algo totalmente inesperado.”

 

-Los miembros del concejo parecían no haber captado su advertencia.

 

-Turuk dejo escapar un suspiro, miro hacia la distancia con una pesada mirada mientras se sumergía en sus pensamientos.

 

……………………….

 

“Miss… Miss Vallière, por favor levántese de inmediato.”

 

“Mm…mm…”

 

-Siesta sacudió los hombros de Louise gentilmente, pero ella solo volteo su cabeza hacia el otro lado.

 

“… Saito, N-no puedo hacer esto, el usar un collar en el patio… Que diablos estas pensando…”

 

“Que clase de sueño es ese?” Siesta no podía hacer nada mas que mover sus ojos a los lados mientras escuchaba eso.

 

“Deja de dormir, por favor despierta. Lo único que puede luchar contra los elfos, es la magia del “Vacío” de Miss Vallière.”

 

“…Wu… Quizás no te perdone esta vez. T-tu, tu hiciste que una noble como yo, se vistiera de una forma tan, embarazosa…”

 

-Siesta suspiro y movió su cara hasta una oreja de Louise. “Por favor levántate. Vamos, levántate… Levántate. Levántate, tu, la de pecho plano.”

 

Tiembla

 

“Pecho plano, tabla de planchar, planicies de Tarbes.”

 

Temblar, Temblar

 

“Que pecho tan, tan, plano~”

 

-Cada vez que Siesta le cantaba una extraña canción, las orejas de Louise temblaban al ritmo de la melodía.

 

“El pecho plano de Miss Vallière es el mas plano que hay~”

 

-Louise se levanto agitadamente.

 

“Tu sirvienta! Has t-t-terminado con esa canción!”

 

“Ah, por fin te has despertado. Levántate, estamos a punto de zarpar, así que por favor prepárate.”

 

“Zarpar?” Louise le pregunto con ojos confundidos.

 

“Sip, creo que vamos a estrellar la nave contra la torre.”

 

“Huh? Louise en un instante se levanto por completo. “Que? Que dijiste? No entendí que dijiste.”

 

-Y en ese momento, la “Ostland” se empezó a sacudir violentamente.

 

“E-espera, que esta pasando… Aaaaaaaah!”

 

-Louise y Siesta se abrazaron la una a la otra mientras rodaban hacia la cubierta.

 

“Vamos a hacerlo! Sr. Gramont, castee “Fortificación” en el casco ahora!”

 

-Luego de escuchar la orden de Colbert, Guiche comenzó a castear el hechizo de fortificación, mientras se agarraba del baluarte como los demás en la nave. Capas y mas capas de magia cubrieron la nave.

 

“Estamos descendiendo a treinta grados! Todo el mundo, agárrense fuerte!”

 

-La “Ostland” cargo hacia abajo a una velocidad impresionante.

 

“Humph, bien entonces miren como manejo esto! Les mostrare las habilidades de una mujer que no puede

 

casarse!” Éléonore sostuvo el timón suavemente mientras gritaba desesperadamente.

 

“Ese es el espíritu! Nee-san!”

 

“Maldicion, cállate!” Éléonore lanzo a Malicorne al baluarte denuevo.

 

-Y entonces, los elfos en la torre se dieron cuenta de sus motivos. Guardias elficos se dirigieron a las terrazas de la torre, y empezaron a castear magia de “Los Primogénitos”.

 

-Incontables bolas de fuego, flechas de luz, y cuchillas de viento fueron disparadas al casco de la nave. Parece ser que ellos tenían en mente cambiar la trayectoria de la nave, aun que fuese solo un poco, después de todo ellos no eran capaces de derribar semejante objetivo.

 

“Gordo, desvíalos.”

 

“Un gran disparo de inmediato!”

 

-Malicorne rodó y se lanzo hasta el cañón principal en el frente de la nave, y lo lamió.

 

-Los números, “324” estaban pintados en la torreta.

 

-El cañón principal de la Ostland no era uno ordinario. Colbert había instalado un cañón de

 

ochenta y ocho milímetros del “Tanque Tigre” en la nave.

 

-Malicorne apunto a los elfos en la terraza, y apretó el gatillo del cañón con todas sus fuerzas.

 

-Boom! El cañón rugió como un trueno, mientras disparaba una gran bala de cañón. Esta dibujo una linea de humo en el horizonte y choco devastando la terraza.

 

“Bien hecho gordo!” Éléonore siguió sosteniendo la rústica rueda mientras enterraba su pie en la cara de Malicorne, así mismo, este salió volando con fuerza con su cara roja y adolorida.

 

-Cada vez se acercaban más y más al “Kasper”.

 

-Quince mails, catorce mails, trece mail, doce mails… “Impacto inminente!” Grito Guiche.

-En un instante, el casco de la nave choco contra la torre, emitiendo el sonido del disparo de un rayo.

 

“Aaaaaaah!”

 

-La fuerza de la colisión fue tal que Louise y Siesta involuntariamente salieron despedidas del baluarte.

 

-Ellas fueron arrojadas de la nave. Hubo un momento en el que incluso Louise sintió que la fuerza de la gravedad se había ido. “Ah, voy a caer…” Justo como se imaginaba, ella estaba sintiendo como si alguien la levantara de su collar.

 

“Huh?”

 

“Kew, kew. Valla que eres una chica problemática, pequeña rojiza!”

 

-Todavía estando en shock, Louise levanto su cabeza solo para encontrarse a Sylphid, quien cargaba a Tabitha en su espalda y a ellas por sus collares.

 

“G-gracias.”

 

-Tabitha contesto a las suaves palabras de agradecimiento de Louise asintiendo brevemente, con su típica cara inexpresiva.

 

-La arena en el aire poco a poco se dispersaba.

 

-Se podía ver como el gigante cuerpo de la Ostland estaba atorado en el muro a medio camino de entrar en la torre.

 

-Aún que la gran parte del casco de la nave estaba destruido, los mecanismos y el motor estaban todavía funcionando. Si la nave hubiese sido hecha de

 

madera, aun con la fortificación estaría hecha pedazos.

 

“Están todos bien?” Colbert tosió mientras intentaba levantarse.

 

“Miss Éléonore, eso fue sin duda algo increíble, lo logramos.”

 

“Que carajos estuve haciendo…” Éléonore dijo de malhumor mientras tosía.

 

“Muy bien, nos adentraremos en territorio elfico. Están todos listos?”

 

-Luego de escuchar lo que dijo Colbert, todo el mundo asintió silenciosamente. Y cada uno comenzó a sacar sus varitas.

 

“Bien entonces.” Colbert tomo el liderazgo, y salto de la cubierta, seguido por Louise, Kirche, Guiche, Malicorne y Tabitha.

 

-Siesta, quien no era capaz de usar magia, y Éléonore quien pilotaba la nave, se quedaron para así huir en cuanto trajeran al rehén.

 

“Ten cuidado pequeña, kew, kew!” Sylphid exclamo, preocupada por todos. Tabitha asintió y dijo que estaría bien.

 

-Siesta escalo hasta el baluarte, y le dijo a Louise, “Miss Vallière, tienes que regresar con Saito y Tiffania. Prométemelo.”

 

“Sep, lo prometo.”

 

“Miss Vallière, también tienes que regresar a salvo, si?”

 

“Por supuesto.”

 

“Tu en serio, serio, tienes que.” “Lo se, lo se.”

“Si… Si Miss Vallière no regresa, Saito será mío, verdad?”

 

“En tus sueños.”

 

-Tras escuchar la respuesta sin vacilación de Louise, Siesta le dio una pequeña sonrisa.

 

“Oh? Tus piernas están temblando, Guiche.”

 

“A esto se le llama el temblor de los guerreros. Que sabrías tu de ello, huh?” Guiche le contesta a la provocación de Kirche en un intento de impulsar su coraje. “Entonces, que pasaría si nos enfrentamos a los elfos. Incluso tras haber sido noqueado por mis golems varias veces, Saito seguía de pie sin rendirse.

 

Él fue el que probo que la gente común podía luchar contra los magos. Luchar contra los elfos no se compara a algo como eso.”

 

-Guiche acerco la mano a su varita lentamente. “A demás, a que hemos sido seleccionados para participar, pues a una batalla para salvar a nuestros camaradas. No te parece?”

 

“Es cierto, para salvar a nuestro camarada… Y a la hada con pechos grandes. Esta es la mejor batalla que ha habido. Es una meta tan simple, no somos como esos Romanianos alzando la voz por su estúpida santa cruzada.” Dijo Malicorne.

 

“Tienes razón, podríamos incluso salvar al mundo. Piénsalo, si nos las arreglamos para regresar vivos, no nos haría eso muy populares con las chicas?”

“Guiche, no que tu ya tenias a Mon-Mon?” “Esto y aquello son dos cosas completamente

diferentes. Tienes alguna queja con que quiera ser

mas popular con las chicas?” “Tienes razón.”

-Los dos se dieron palmadas en la espalda mientras se reían.

 

“Ustedes…” Louise no podía hacer más que voltear sus ojos ante el espectáculo.

 

-Colbert dio un ligero tosido. “Ahem.”

 

“Luego de que invadamos el lugar, tomaremos a un elfo con el rango mas alto posible como nuestro rehén, para luego intercambiarlo por Saito.”

 

“Como seremos capaces de saber cuales son los de mayor rango?” Pregunto Louise.

 

“Bueno, al menos, creo que esos elfos no estarán vestidos como los guardias.”

 

-Entonces lucirían como esos elfos de Alhambra, Louise pensó.

 

“Yo me encargare de los guardias de los niveles bajos de la torre.” Dijo Tabitha.

 

“Estas bien sola?” Pregunto Louise preocupada. “Esta bien, solía trabajar sola.”

“Ten cuidado, si?”

 

-Tabitha asintió levemente, y casteo el hechizo “Vuelo” para bajar por la torre.

 

“Miss Vallière, cuantas veces más puedes usar el “Vacío”?”

 

“Creo que podría usarlo un par de veces más.”

 

-Aún cuando Louise lo dijo con una voz firme, ella solo estaba intentando de poner una fachada de valentía. Para ser sincera, su energía se había visto gravemente mermada por la poderosa “Explosión” de antes.

 

-Pero el solo pensamiento de que debía “salvar a Saito” hacia temblar su corazón. Este temblor era la fuente de su fuerza, la munición que necesitaba para lanzar hechizos del “Vacío”. Ese sentimiento supero a su ira, su alegría, he incluso su dolor… Mientras su corazón siga temblando, junto a su deseo por Saito, no importa que tan difícil sea… Ella seria capaz de abrirse camino por todo.

 

“Saito, por favor espera por mi, solo un poco más… Te salvare.”

 

-Quizás ellos ya le han quitado su cordura y sus recuerdos sobre mi, pero aún así, yo nunca me rendiré.

 

-Eso es por que el es mi familiar, y yo soy su maestra, y t-también su amante… Así es, cuando nos encontremos, debo hacer que me abrace suavemente, y e-entonces que me bese…

 

“Oh por favor, que estas soñando despierta?”

 

-Ella se dio cuenta de que Kirche le pregunto esto con una cara llena de dudas.

 

“Y-yo no estaba soñando del todo!” La cara de Louise se tiño de rojo con la pregunta de Kirche.

 

“Debemos irnos entonces, hay que salvar a Saito y a Miss Tiffania.” Dijo Colbert, mientras levantaba a lo alto su varita.

 

-Y entonces, luego de que cada uno silenciosamente alzaran sus varitas, todos cargaron rápidamente al corazón de la torre.


Anterior|Indice|Siguiente

Prox "The Knight of Treason"☭
Un tipo comun, que traduce, mira anime, lee manga, novelas y ama a su familia.
http://tibe-translations.com