Uncategorized

(LV999) Capítulo 3 – Parte 8

Traductora: Pamela Rooseveth

Edición: Beriia


Esta bien para ti convertirte en lo que quieras ser – Parte 8

En primer lugar, los Monstruos no requerían hacer grandes esfuerzos para crecer y hacerse más fuertes como los humanos.

Los Monstruos estaban en un nivel alto en el momento en que nacían. Aunque no había muchas Mazmorras generadoras de criaturas en la Isla Atros, todos los Monstruos que nacían allí tenían niveles altos.

Además, el número de estos Monstruos podía incrementarse si los Demonios se comenzaban a preocupar por algún ataque externo. A pesar de que no hubo necesidad de aumentar el número de Monstruos hasta ahora, si comenzaban a ser pensados como objetos para impedir una invasión, los Demonios podían sin duda comenzar a producirlos en masa.

Si las invasiones demoníacas hasta ahora eran sólo una distracción, había una posibilidad de que los Demonios estuvieran reteniendo una gran cantidad de Monstruos con el fin de llevar a cabo una invasión a gran escala en la nación de Hexal Doria. No había que olvidarse del Rey Demonio tampoco, que se decía que había derrotado a 100 Aventureros humanos, que habían estado todos bajo el Nivel 100 y se habían unido con el fin de destruirlo.

Si su objetivo era solo derrotar al Rey Demonio, estaba bien aventurarse en el Castillo del Rey Demonio con un reducido número de humanos especializados en el asesinato, pero eso no sería posible si su oponente era la Armada del Rey Demonio.

A pesar de que Kagami no creía que los Aventureros en Salumeria fueran débiles, sus posibilidades de ganar eran bajas. Si cualquiera pensaba en tratar de oponerse a guerreros abrumadoramente más fuertes que no podían ser asesinados, el número de Aventureros en toda Salumeria no era suficiente.

“Sin embargo, me pregunto si no hay más remedio que ir a ese lugar que visitamos antes. Mientras las personas en Salumeria no perdieran su voluntad de luchar, ¿no irían a atacar el Castillo en otro momento?”

“Este es mi plan. Primero, después de colarse en el Castillo del Rey Demonio, nos encontraremos con el Rey Demonio. Después de escuchar su situación, detenemos a la Armada del Rey Demonio persuadiéndolos, y luego huimos con todos los tipos Demonios. Es el plan perfecto, lo sé.”

Takako dejó escapar un suspiro y resopló ante la poca profundidad del plan del cuál Kagami estaba tan entusiasmado.

“Escucha… ¿qué harías si el Rey Demonio realmente quiere atacar a los humanos? Tendríamos que rehacer nuestros planes si eso llegara a ocurrir, ¿verdad? Sería inútil seguir insistiendo si la Armada del Rey Demonio quisiese proseguir con sus planes.”

Mientras tanto, Alice y Menou, que se encontraban en el interior del carro, escucharon la conversación de esos dos, que habían salido del carro, y sus expresiones parecieron nubladas.

En ese caso, Alice, también, tendría que renunciar a hacer amistad con los humanos. Sin embargo, cada vez que pensaba en oponerse a Takako y Kagami, sentía un dolor en el pecho.

“Lo aceptaré en ese momento y me prepararé para lo peor. Sin embargo, sólo como la Tercera Armada.”

La observación de Kagami hizo que los ojos de la pareja dentro del carro se abrieran como platos.

“¿La Tercera Armada? ¿Qué es eso?”

“La Armada del Rey Demonio, la Armada Humana, y el la Armada de Coexistencia con los Demonios y los Humanos. Voy a entrar en él. La gente como Alice y Takako-chan están en él. Seguramente ellos se reunirán, en cierta medida. Se resistirán a los demás evitando la lucha si es posible.”

Después de escuchar esto, Alice sonrió como si estuviera aliviada.

“Sí, sí~ ¡También quiero entrar en esa Armada!”

Alice alegremente levantó la mano y dijo esto mientras hacía su aparición desde el interior del carro.

“¿Oh? Bueno, lo planeé para ti… ¿así que supongo que está bien? ¿Incluso si te opones a tu padre?”

“Aunque no me gustaría pelear con mi padre…está bien. El presente es diferente. A pesar de que yo había pensado en intentarlo antes, mi padre nunca construyó relaciones de amistad con ningún humano. Desde que estoy junto con el grupo de Kagami-san, quiero intentarlo.”

“Ku, una chica tan linda. Te voy a comprar un poco de caramelo más tarde, ¿de acuerdo?”

Kagami le dirigió un pulgar hacia arriba como diciendo “OK” cuando escuchó a Alice, que estaba radiante de alegría.

Al verlos, Takako murmuró  ‘Si eso es así, yo también voy a entrar en eso’, mientras sonreía. Mientras tanto, en el interior del carro, Menou estaba angustiado.

A pesar de que ya había decidido qué hacer, había estado pensando en cosas penosas como “Es absolutamente erróneo traicionar Rey Demonio-sama, pero si Alice-sama, que es la hija del Rey Demonio, está ahí, ¡esto será…!”

“Si te disculpas a los humanos mediante algo como un dogeza [1], no habría necesidad de que te unieras a nuestra Armada, ya que tú eres amigo de Takako, Menou.”

“Ah, voy a tener que pasar por eso.”

“…Menos siete puntos.” (NT: Se refiere a la puntuación de los Kenta-Uros.)

El grupo de Kagami entró Salumeria mientras hablaban de estas cosas.

En ese momento, se olvidaron de que Alice seguía hablando y sus bocas se abrieron, debido a la sorpresa ante la visión abrumadora de Salumeria.

Contrariamente a las tristes paredes exteriores, las dimensiones interiores de la ciudad no eran comparables a nada que hubieran visto hasta el momento. Aparentemente nuevas, cuidadas casas estaban alineadas desde su punto de vista, y el paisaje que se extendía ante ellos hizo parecer Salumeria como una de estas ciudades de nobles que solo aparecían en libros.

Las calles eran anchas, en la medida de lo que pudieron entender claramente que las casas se extendían por varios kilómetros, y cada calle estaba llena de gente. Había un gran número de comerciantes en sus propios puestos de venta, y parecía haber Aventureros entre ellos, a pesar de que parecían Aldeanos regulares.

A pesar de que Alice se había quedado impresionada por el paisaje en Balman, estaba mucho más impresionada por este.

No eran sólo los comerciantes que tenían sus puestos abiertos en las calles, también había casas en fila aquí y allá, dejando escapar un agradable aroma que hizo su estómago gruñir, y ya que había mucha gente entrando y saliendo de ellas, podía comprender que los edificios que parecían casas estaban siendo utilizadas de alguna otra forma.

A pesar del hecho de que había tanta gente, parecía que la amplitud de esta ciudad no era sólo un cuento, ya que no se sentía estrecho, como Balman. Sin duda, Salumeria había agotado toda la tierra que existía entre la isla y el continente de Hexal Doria.

Un foso que estaba conectado con el mar podría ser visto aquí y allá dentro de la ciudad. Agua cristalina y clara fluía dentro de ella, y una sensación de frescura iba a la deriva en el aire.

“Vuestras bocas están tan abiertas, y esto es sólo una calle normal. La calle principal, que es dónde ocurre la celebración del desfile, es más amplia, ¿sabéis? ”

“Increíble… ¡Es increíble, Kagami-san!”

Por desgracia, no eran libres de moverse tranquilamente en Salumeria, por lo que el grupo de Kagami se dirigió a la puerta oeste del Salumeria, que tenía la otra salida y entrada. Alice, cuyos ojos habían estado brillantes, dejó caer su expresión, que se convirtió poco a poco en pesar, como si fuese desafortunada.

“Ya te dije que no pusieras esa cara. No importa el resultado que obtengamos, después de que esto haya terminado, podrás venir de nuevo.”

Kagami ligeramente le picó la cabeza, como si hubiera sido pensado para calmarla. Entonces vio su expresión y le mostró una sonrisa para que se sienta aliviada. La tímida Alice inmediatamente le devolvió la sonrisa y le dijo ‘¡Sí!’ con una gran voz mientras esos sentimientos pesimistas desaparecían.

“Uf, he perdido la esperanza.”

Después de media hora, el grupo de Kagami  perdía el tiempo sin hacer nada en la parte superior de sus camas de una de las muchas posadas dentro Salumeria.

Anterior | Indice | Siguiente


 1. Dogeza: reverencia por excelencia del arrepentimiento, la persona pidiendo perdón se pone de rodillas en el suelo e inclina su cuerpo hacia delante con las manos en el suelo y la cabeza apoyada en las mismas, significa “La ley podrá castigarme, pero no podrá arreglar lo arrepentido que estoy”.

Tibe
Un simple traductor con un poco de tiempo para brindarles una que otra traducción medianamente decente de alguna novela medianamente decente~