LV999 Villager

(LV999) Capítulo 3 – Parte 15

Traductora: Pamela Rooseveth

Edición: Beriia


Está bien para ti convertirte en lo que quieras ser – Parte 15

Alice había dudado de las razones de Kagami para confiar en el Grupo del Héroe y salir solo en busca de Takako. Al principio había pensado que ella solo sería una carga. Debido a la urgencia de la situación, era natural tratar de moverse rápida y eficientemente, por lo que había pensado que aquella era la razón por la que Kagami no había tenido más remedio que confiar en el Grupo del Héroe.

Ella también había creído que Kagami había renunciado a su misión como parte de la Tercera Armada, ya que no había otro remedio en aquella situación. Sólo había estado tratando de hacer lo mejor que podía. Había creído egoístamente que Kagami había pensado así.

Sin embargo, Alice se había equivocado.

Kagami no se había dado por vencido. Si la gente fuese privada de su hogar, sería casi imposible reparar la herida. Sin embargo, si el ataque fuese repelido, entonces todavía habría espacio para la paz. No se llenarían de odio irremediable por haberlo perdido todo. Aunque no olvidarían que fueron atacados, los humanos arreglarían ese odio por si mismos debido a esa gloria llamada victoria. Después de todo, todavía tendrían algo que perder si decidieran perseguir el odio en su lugar.

Kagami todavía no había renunciado a la paz entre Demonios y Humanos. Confiar a Alice al Grupo del Héroe era la elección correcta. La razón por la que Kagami había pedido cortésmente al Grupo un favor era para poder darlo todo en la batalla.

“¡Kagami-san tiene… Un buen corazón, él realmente es…!”

Kagami estaba apoyando su sueño con todas sus fuerzas. Sin embargo, ella se había sentido ansiosa y había renunciado a la mitad. Alice se avergonzó inmediatamente después de pensarlo y sintió pena y arrepentimiento, así que corrió temerariamente hacia la puerta oeste como si fuera obligada por una sensación indescriptible.

“Te llevará mucho tiempo llegar allí con un paso tan corto.”

Takako alcanzó a Alice y la levantó, cargándola a una velocidad fulminante. No se paró ni un segundo en el movimiento.

“¡Takako-san… Kagami-san es!”

“Lo sé, lo sé. Vamos a darnos prisa… Incluso si tiene una habilidad de sanación automática y es Nivel 999, manejar los ataques de 10.000 oponentes sería demasiado.”

La vigorosa Takako continuó moviéndose como un toro furioso mientras hablaba. Entonces, cuando sintió una presencia acercándose por detrás, giró la cabeza para mirar. Era el Grupo del Héroe. Habían alcanzado la fulminante velocidad de Takako.

“¿Araa? De verdad nos atraparon… A pesar de que estoy corriendo en serio…”

Mientras decía esto, Takako bajó ligeramente la velocidad y se encontró con Rex, que estaba tratando de alcanzarla.

“¡Hah… Hah…! La que está allí es… la Sabia, Krul, y sus hechizos de velocidad están aumentando temporalmente nuestra velocidad. Más bien… Arrojarlos hace que sea difícil para ella respirar, con la velocidad a la que estamos corriendo. Eres demasiado anormal.”

Cuando Rex dijo esto, miró hacia Krul, Tina y Palna. Todo el mundo estaba alcanzando los límites de su resistencia, y comenzó a bajar gradualmente su velocidad con una mueca. Parecía que sólo Rex tenía un ligero margen para trabajar. Takako también bajó su velocidad para correr junto a ellos, con la creencia de que era mejor para todos estar de acuerdo si iban a salvar a Kagami.

“¿Puede ser,chicos, que vayan a salvarlo?”

“No se puede evitar, tenemos cosas de las que queremos hablar con ese tipo. Además… Aunque ya le preguntamos una vez, todavía estoy incómodo, ya que aún tenemos incógnitas.”

Después de que Rex respondiera a la pregunta de Takako, se volvió con vergüenza.

Al ser testigo de estas palabras con un “hee”, Alice, que se había dado cuenta desde el principio de que Rex solo estaba protegiendo su posición como Héroe al ser hostil contra los Demonios, admiró este rasgo y se dio cuenta de que los humanos no eran realmente malos.

“¿Eh? ¿Dónde está Menou?”

Alice, todavía sobre Takako, miró detrás de ellos y preguntó en voz alta.

“Si es ese Demonio, se dirigía hacia la puerta oeste en línea recta saltando de azotea en azotea antes. Tiene un poder de salto fantástico, ya que es Demonio.”

Escuchando a Rex, Takako chasqueó los dedos con un “pachin” y dijo: “¿Tiene hasta trucos como ese bajo la manga?”

“En lugar de eso… ¿Cuál es el significado de las acciones de ese Aldeano? Lo conoces desde hace mucho tiempo, ¿verdad? ¿Por qué está tratando de enfrentarse a una tropa de 10.000 Monstruos por sí mismo?”

“No lo sé, ya que él no me lo dijo, pero para haber ido por si mismo, probablemente no quería que nadie fuera sacrificado… En otras palabras, incluso él entiende que es irrazonable. Aun así, se enfrenta a ellos solo para evitar que se forme resentimiento, ya que conduciría a que los pueblos demoníacos fueran atacados por humanos. Es un niño que lucha tanto por los demonios como por los humanos.”

Alice estaba ligeramente entristecida por las palabras de Takako. Si lo pensaba, se había estado mintiendo desde el principio, llamándose a sí misma una carga que había rechazado involucrarse. Sólo recordando eso, no quería que le regañaran por sus pensamientos anteriores.

En contraste, Rex puso una cara de desprecio. Después de mostrar una mirada de querer decir algo tonto, se puso rígido, como si no quisiera ser escuchado.

“Entiendo que es un tipo que trata de luchar por la coexistencia de Humanos y Demonios, o al menos trata de evitar que haya heridos entre ellos. ¡Lo que quiero preguntarle no es eso! A pesar de que yo también tengo mis propias razones, ¿por qué justo él está tratando de luchar sin miedo a la muerte? El coraje y la temeridad son cosas diferentes… ¡No puedo imaginar que sea tan tonto como para no entender eso!”

Takako miró hacia delante mientras Rex hablaba y se ponía serio, mientras la expresión de la mujer se oscurecía.

“En cuanto a ese niño, desde el principio, no es un ser que se defina con términos como valentía o imprudencia. Simplemente piensa de una manera sencilla, lo que puede hacer y lo que no puede hacer… Renunciar o no darse por vencido… Sólo eso.”

Al ver que la expresión de Takako había cambiado y su tono de voz había disminuido mientras respondía a su pregunta, Rex se tensó mientras corrían, sudor frío goteaba por su frente.

“En este momento, por lo menos, Kagami cree que puede luchar contra ellos. Por supuesto, la probabilidad de éxito es baja… Pero ese niño seguirá haciéndolo, aunque solo haya un 1% de posibilidades. Esta vez en particular, no quiere renunciar.”

“Imposible… Él está tirando su vida. Incluso si tiene un 1% de probabilidad, hay un 99% de que vaya a morir. Está bien ser imprudente, pero seguramente haya mejores opciones.”

“¿No te lo dije? Dije que no se define a sí mismo en términos como coraje o imprudencia. Si tiene una oportunidad, él hará una elección, y luego se adherirá a ella, sea para renunciar o para perseverar.”

Sin estar de acuerdo o en desacuerdo con su respuesta, Rex siguió corriendo junto a Takako, desconcertado. Takako murmuró: “No se puede evitar”, y como la imagen de Rex de Kagami podría cambiar, de repente comenzó a hablar sobre las cosas que pueden suceder.

“A Kagami-chan… Le falta sólo una cosa importante que todas las cosas de vida tienen.”

“¿Cosa importante?”

No sólo Rex, sino Krul, Palna y Tina, que corrían ligeramente detrás de ellos, e incluso Alice, tenían curiosidad. Para Alice, esta era una pregunta que había intentado hacer antes, pero que no había recibido respuesta.

Takako entonces respondió lentamente, como si tuviera lástima de alguna manera.

“El miedo a la muerte. Kagami-chan no lo tiene en absoluto.

Ante estas palabras, todos pusieron una expresión indescriptible.

Anterior | Indice | Siguiente

Tibe
Un simple traductor con un poco de tiempo para brindarles una que otra traducción medianamente decente de alguna novela medianamente decente~