LV999 Villager

(LV999) Capítulo 3 – Parte 14

Traductora: Pamela Rooseveth

Edición: Beriia


Está bien para ti convertirte en lo que quieras ser – Parte 14

“¿Estás seguro de esta información?”

Preguntó Rex asustado mientras agarraba los hombros del portero.

“Aah… Sin duda, ¡lo vi con mis propios ojos! Yo era el vigía en la parte superior de la pared exterior en el lado oeste. Así como pensé que eran sólo aquellos persistentes compañeros de la Armada del Rey Demonio otra vez, resultó ser algo completamente diferente… Los Monstruos que cayeron del cielo eran sólo una finta. ¡Fuimos golpeados por el frente!”

El portero, que se había quejado desesperadamente, apuntó desintencionadamente a Rex, como si le hubieran acusado de mentir, y Rex soltó las manos de los hombros del portero.

El sudor goteaba de la frente de Rex mientras consideraba sus opciones, mientras Krul y Tina lo miraban fijamente, esperando una respuesta.

“¿Y? ¿Qué debemos hacer, Rex?”

Preguntó Palna imponentemente a Rex, sin darle más tiempo para pensar, como si él debiera saber qué hacer mientras estaba abrumado por la situación.

“El valor y la imprudencia son diferentes… Debemos retirarnos de aquí. Aunque Salumeria está siendo atacada por la Armada del Rey Demonio… Está bien si contraatacamos después de reorganizar y reunir más gente. No deberíamos morir en vano aquí.”

“Eso es razonable… Nosotros guiaremos a las personas que están todavía en la ciudad hasta donde podamos hasta que lleguen las tropas de Monstruos.”

Independientemente de si Krul y Tina también creían que ésta era la mejor estrategia, llevaban expresiones serias y movían la cabeza en asentimiento.

Al ver esto, el portero estaba corto de palabras y les agradeció con un “Lo siento por esto… Me han salvado”.

“Kagami-san, por favor, préstanos tu fuerza también. Cooperen con nosotros y ayuden a rescatar a la gente de esta ciudad.”

Durante este intercambio de palabras, Kagami se había quedado mirándolos distraídamente, hasta que Krul tomó de repente su mano y rogó por su ayuda.

Kagami asintió con un “Sí”, mientras apretaba fuertemente la mano de Krul, y luego se soltó inmediatamente. Sin embargo a continuación dijo “Aunque tengo algo que necesito hacer antes de eso” antes de dirigirse a la dirección de la que había salido el portero.

“¿A dónde planeas ir?”

Rex detuvo a Kagami, que había intentado casualmente dirigirse a algún lugar, y le preguntó.

“Me adelanté y llamé a Takako-chan antes. Takako-chan tiene potencial de guerra.”

“¿Takako?”

“¿Es ese hombre monje musculoso?”

“¿Hmm? Takako-chan es una mujer, ¿sabes?”

Aunque no era tan sorprendente como el hecho de haber un grupo de 10.000 Monstruos corriendo hacia ellos, el Grupo del Héroe, familiarizada con la figura de Takako, distorsionó sus expresiones, incapaz de ocultar su sorpresa.

Rex recordó su apariencia y se preguntó cómo era posible que fuera una chica a pesar de su grave falta de elementos femeninos. Dejando a un lado sus sentimientos, consideró que tal vez cada parte de su cuerpo se había transformado completamente en músculo.

“Ya que tengo que reunirme con ella, empezaré a guiar a las personas que se encuentren en la residencia de la ciudad antes que ustedes. Os dejo a Alice.”

“Oye… Tú, ¿te das cuenta de lo que estás diciendo? Creo que debemos matar demonios, ¿sabes? ¿Ya te olvidaste nuestra disputa del otro día?”

“¿No tienen cosas que quieran preguntarme? Seguramente no hay ningún mérito en matar a Alice hasta que terminemos de hablar.”

Ciertamente, no había ningún mérito en matar a Alicia a este punto. Sin embargo, los que atacaban la ciudad eran Demonios y Alice era un Demonio también. Bajo circunstancias normales, sería natural matar a un Demonio como ella si alguno estuviera presente.

A pesar de esto, Rex se quedó desconcertado y lució una mirada desconsiderada. Incluso sin que Kagami pidiera protegerla, él mismo no mataría a alguien que ya se había declarado amigo.

“Puesto que lo que quiero preguntar no importa, ¿y si dijera que me gustaría matar inmediatamente a esta niña?”

Palna habló con palabras amenazadoras junto a una sonrisa inquietante en respuesta al inexplicable intento de Kagami de marcharse.

“Le pido que no la mate y que la proteja, por favor.”

Palna estaba desconcertada por su inesperada reacción. Él no se comportó con arrogancia y dándoles una orden, ni les predicó con palabras asquerosas. En vez de eso, él simplemente les pidió un favor con una sonrisa preocupada.

Mientras se quedaban atónitos por sus palabras inesperadas, Kagami se apresuró a marcharse sin esperar una respuesta, y, justo así, se fue.

Aunque Palna se había paralizado temporalmente debido a sus acciones extrañas, pronto volvió a su ser normal, y suspiró mientras murmuraba “¡Aah, caray!”.

“Un hombre tan irresponsable. Fuiste abandonada por él.”

Aunque ella murmuró esto a Alice como si la compadeciera, Alice solo miró a la figura de Kagami con ojos honestos.

“No creo que sea el caso. Puesto que Kagami-san pensó que esto era lo mejor, creeré en su decisión.”

“Aunque seas un Demonio, ¿qué diablos estás diciendo? ¿Qué harías si te matara?”

“Aunque eso es una posibilidad… Creo que Kagami-san cree que ustedes no son así. Por lo tanto, pidió un verdadero favor, sin establecer términos extraños. Por eso creo en ustedes, que creyeron en Kagami-san.”

Las manos de Alice temblaban al decir eso. Palna podía ver tan claro como el día que Alice estaba fanfarroneando y comenzó a dirigirse hacia el centro de la ciudad.

“¿N-No tienes miedo?”

Preguntó Tina, preocupada de que su pequeña compañera estuviera fanfarroneando.

“Aunque es aterrador… Confío en él. Es inútil no creer en él, porque tengo mis propias esperanzas.”

Alice no cambió su postura cuando dijo eso, mirando a un Kagami que ya no era visible con una expresión seria. Sin embargo, su cuerpo temblaba y las lágrimas se habían acumulado en sus ojos.

No sabían por qué Kagami había salido de una manera tan extraña, así que aunque trataron de confiar en su juicio, los que quedaban atrás no podían sino sentir ansiedad.

El objetivo de Alice era que los Humanos y los Demonios se reconciliaran y coexistieran. Sin embargo, 10.000 Monstruos se precipitaban como si quisieran destruir esa esperanza. Este conflicto sólo podría convertirse en una chispa que empeoraría la relación entre ellos. Por ejemplo, incluso si ella dejara de temer por ir a su padre, los residentes de Salumeria probablemente todavía odiarían a los Demonios por atacar su hogar.

Incluso si Kagami debía luchar como parte del Tercer Ejército como había dicho que lo haría, Alice no podía ver el final del conflicto.

“Está bien. Por favor, esté a gusto.

En este momento, Alice, cuyos ojos estaban llenos de lágrimas, fue abrazada por Krul.

“La promesa no será rota. Yo también pienso que quiero intentarlo y creer en Kagami-san. Eres inocente, ¿verdad?”

Cuando Krul intentó consolarla, Alice, que había estado envuelta en el malestar, no sabía que decir y se dio cuenta de que había adivinado incorrectamente las acciones del Grupo del Héroe. Por lo menos, sus manos habían dejado de temblar, y se puso curiosa sobre por qué Krul estaba tratando de entenderla.

“…Vámonos.”

Rex murmuró eso de una manera preocupada, sintiéndose extraño después de presenciar esa escena, y Palna lo siguió por detrás.

“Antes de eso… Por favor, déjame saber una cosa. ¿Qué clase de persona es Kagami-san cuando está con usted?”

“Bueno… Él me trata sin ninguna discriminación… No, bueno, um… Él es una persona amable.”

Con una expresión satisfecha, Tina respondió: “Ya veo”, y siguió a Rex y Palna diciendo: “Vamos”, como si entendiera lo que Alice había tratado de decir.

Tan pronto como las tres alcanzaron a Rex y Palna, comenzaron a correr en busca de aquellos que quedaron atrás al huir de la ciudad.

Aunque había muchos Monstruos que los Aventureros no habían logrado vencer y que los atacaron en el camino, no eran tan poderosos como la Bestia Berserker que Kagami había derrotado. Con el poder de los cuatro, los Monstruos fueron barridos.

Era como el Pandemonio, como una escena directamente sacada del Infierno, y muchos de los que habían renunciado a escapar decidieron huir hacia el lado oriental para refugiarse. El grupo del Héroe se movió en el corazón de los edificios en el lado oeste, gritando en voz alta para buscar a alguien que aún no hubiera huido.

“Me pregunto si los Monstruos fueron derrotados por los otros Aventureros para nosotros. No quedan muchos.”

“Y-Ya que un grupo de 10.000 Monstruos está viniendo, tenemos que advertir a la gente que todavía está buscando refugio sin saber de él.”

Palna caminaba mientras permanecía vigilante de su alrededor, y Tina gritó en voz alta: “¡Un grupo grande de Monstruos se está dirigiendo hacia aquí!”. Rex, Krul y Alice, que estaban detrás de ellos, revisaron cuidadosamente por algún rezagado.

“Ahora que lo pienso, ¿por qué no emanas poder mágico aunque seas Demonio?”

A lo largo del camino, Rex se dio cuenta de que no había ningún poder mágico que emanara del cuerno de Alice. Mientras Rex le preguntaba eso, Krul hurgó en la parte puntiaguda de la cabeza de Alice que parecía un cuerno, que estaba envuelto en una tela blanca y una elegante cinta.

“Es gracias a este paño. Me fue regalado por Kagami-san… Es un artículo que está hecho de un Spawn Blocker, por lo que es capaz de suprimir completamente la magia que emanan los Demonios.”

“¡Eh! Pero si eso fuera hecho para todos los Demonios, ¿no se detendría el desastre de Monstruos?”

Gritó  Tina desde detrás de Alice mientras escuchaba casualmente su inesperada explicación.

Sorprendidos también, Rex y Krul miraron fijamente el paño blanco que cubría el cuerno de Alice como si estuvieran viendo algo increíble.

“Es demasiado difícil de hacer, y tiene que ser hecho de Spawn Blockers  o de lo contrario no funcionará. Kagami-san dijo que era realmente valioso después de todo.”

Alice contestó honestamente, sintiendo un leve arrepentimiento de que sólo pudiera informar de lo que sabía, aunque mostraban un gran interés. En lo más profundo de su corazón, Palna murmuró: “Es natural…” con asombro.

“¡…Tch! ¡Cuidado!”

Cuando oyó eso, los ojos de Alice se abrieron de par en par mientras miraba la fuente de la voz, y Palna saltó a la izquierda, suponiendo que estaba siendo el blanco de la mirada de Alice. Inmediatamente después, una pálida esfera de luz se disparó y en el impacto, engulló el lugar que Palna había estado ocupando, en llamas.

“¡Aléjate de Alice-sama!”

En el momento en que escucharon eso, el Grupo del Héroe agarró sus armas y preparó su postura. Cuando buscaron la amenaza, vieron a un hombre musculoso con un dougi rosado y un hombre de pelo plateado que llevaba un sobretodo y un sombrero.

“¡Takako-san! ¡Menou!”

Antes de que nadie pudiera reaccionar, Alice corrió hacia los dos. Takako y Menou le dieron la bienvenida, que había sido liberada con demasiada facilidad, con un desconcertado “¿Are?”.

“¡Alice-sama! Me alegra que no estés lastimada… ¡Tch! Aunque fuiste liberada rápidamente… ¿Cuál es el significado de esto?”

“Bueno… Es una explicación bastante larga…”

Takako, que de alguna manera adivinó lo que estaba pasando sin su explicación, miró al Grupo del Héroe que estaba blandiendo sus armas, y dejó escapar un suspiro mientras murmuraba, “Este Grupo que hemos formado realmente es algo extraordinario”.

Rex, Tina y Krul tragaron saliva cuando la presencia muscular que llevaba un dougi rosado delante de ellos suspiró y colocó su mano derecha sobre su mejilla.

“¿Esta es… Una… Mujer?”

“Me pregunto si estará bien que su poder mágico no esté siendo ocultado. Aunque parece que su cuerno sí está siendo escondido.”

Palna, que no le importaba si Takako era un hombre o una mujer, comenzó a preguntar mientras dirigía su odiosa mirada a Menou.

“En medio de toda esta confusión, es probable que no haya mucha gente que preste atención a quién está emanando poder mágico y quién no. No hay ningún Spawn Blockers por aquí tampoco. En lugar de eso, ¿¡por qué están, bastardos, actuando normal junto a Alice-sama!?”

Gritó Menou mientras dejaba salir una evidente intención asesina y daba un paso adelante, tratando de proteger a Alice. Estaba vigilante gracias a los acontecimientos de ayer.

“Nos lo pidió Kagami-san. Dijo que Takako-san nos prestaría su poder y debería ser capaz de resolver la situación… ¿No se reunieron con Kagami-san? Dijo que buscaría a Takako-san.”

Tratando de no irritar a Menou, Krul deshizo su postura y respondió a su pregunta.

Takako y Menou miraron los rostros del otro una vez mientras se pronunciaban estas palabras, y sacudieron la cabeza de un lado a otro negándolo, pareciendo preocupados.

“Vinimos directamente de la posada… ¿Dónde nos lo habríamos encontrado en esta ciudad densamente poblada? De todos modos, no lo hemos visto.”

Krul simplemente murmuró: “Ya veo…”, pero su respuesta no reflejó sus sentimientos. Estaba preocupada por Kagami, que se había desviado del camino correcto. Takako y Menou, que no conocían la historia completa, inclinaron la cabeza, sin saber por qué Krul estaba tan preocupada.

“¡Alguien! ¡Alguien! ¡Venid aquí!”

En ese momento, oyeron un apremiante grito de socorro desde el camino por el lado oeste de la ciudad. Todo el mundo allí dirigió su mirada al portero que vino corriendo desde esa dirección.

“Alguien… Cualquiera está bien… Al oeste, ¡alguien viene a la puerta oeste!”

El guardián corriendo se detuvo delante de Rex, y habló con una voz ronca mientras sus hombros se movían arriba y abajo.

Este era un guardián diferente del anterior, y por sus palabras Rex y Tina se quedaron perplejos.

Mientras tanto, Krul sanó sus puntos de vida usando Healing Magic, y rápidamente trató de hablar con él y calmar al hombre angustiado. Y entonces:

“¡Hay un idiota de pie contra la horda de 10.000 Monstruos! ¡Traté de detenerlo! ¡Aunque lo intenté, él no me escuchaba! A pesar de que parecía un Aldeano débil… ¡Está luchando con esos Monstruos ahora mismo! Alguien… ¡Cualquiera está bien! ¡No lo dejen abandonado! Está bien si huyes después de llevarlo… ¡Que alguien vaya a salvarlo!”

Gritó, y aunque lo había presenciado él mismo, el portero estaba desconcertado y no podía calmarse. No podía creer en que el Aldeano ganara una batalla tan imprudente.

Inmediatamente después, Alice comenzó a correr tan rápido como pudo hacia la puerta oeste. Empezó a llorar de angustia, lamentando el hecho de que haber dejado que Kagami se marchara y pensó en lo que pasaría de aquí en adelante.

Anterior | Indice | Siguiente

Tibe
Un simple traductor con un poco de tiempo para brindarles una que otra traducción medianamente decente de alguna novela medianamente decente~