(LV999) Capítulo 3 – Parte 10

Traductor: Beriia.
Edicion:pendiente


Este tipo de cosas, ¿qué valor tienen?— Parte 10

“Hey…tan desordenado, Rex. Deja a Kuu-chan enseñarte cómo comer.”

Los ojos de Tina y Krul saltaron de asombro cuando vieron a Rex de repente escupir su comida, mientras Palna estaba disgustada. Rex inmediatamente se dilculpó con un ‘Lo siento’ y se limpió su boca con una de las servilletas previstas.

“¿Cuánta gente?”

Kagami firmemente les miraba con una cara vacía, como si hubiera descubierto algo molesto cuando vio tal escena, mientras estaba siendo recibido por la camarera.

“Zero. Gracias por la comida.”

Después de que Kagami respondió con eso, dio media vuelta y trató de salir de la tienda, agarrando el pomo de la puerta en la entrada con la mano y tirando de Alice. Sin embargo, cuando trató de salir con las palabras ‘Ah, estoy lleno con sólo el aroma~’, antes de que pudiera dar un paso fuera de la tienda, se le agarró a la fuerza por el hombro. Rex estaba de pie detrás de él con una sonrisa que parecía estar diciendo ‘Te tengo’.

“Él está conmigo. Voy a guiarle, así que está bien en detenerte allí.”

“Sí, señor. Por favor, siéntese y traeré inmediatamente un vaso de agua.”

Después de que Rex dijo eso, la camarera cortésmente inclinó la cabeza y desapareció a toda prisa detrás del mostrador. Rex siguió mirando en silencio a Kagami y, después de mirar a Alice una vez, movió su cabeza, como diciéndoles que le sigan, y se dirigió hacia la mesa con el grupo de Krul.

Después de que se dieron cuenta de por qué Rex se había levantado de su asiento, Tina y Palna miraron con enojo a Kagami, con el ceño ligeramente fruncido. Cuando Krul notó el cambio en su apariencia, finalmente se dio cuenta de que era Kagami.

Sin embargo, Kagami les ignoró y salió de la tienda, tomando a Alice con él.

“¡AaaaAAAH! ¡Corrieron de nuevoooo!”

Tina de inmediato se levantó y señaló a ellos mientras ella gritaba.

“Pero, ¿es normal huir en esta situación? ¡Cuán estúpidos nos va a  hacer ver ese aldeano!”

En el momento en que Kagami huyó ante sus ojos, Palna saltó de su asiento y fue tras él.

Rex había decidido, con gran dolor, sacudir su cabeza para calmarse, así que cuando vio a Palna perseguir después a Kagami, hizo una expresión confusa y dijo ‘¿Eh?’, como si no comprendiera lo que había ocurrido.

“¡Héroe-sama también debe perseguirlo rápidamente! ¡Voy a pagar por todo!”

Tina gritó a Rex, que estaba de pie inmóvil como si no entendiera la situación. Finalmente comenzó a perseguir a Kagami cuando comprendió que Kagami había escapado. Al salir de la tienda, vio a Palna, que tenía los brazos cruzados y tenía una expresión amarga, como si estuviera sombría.

“Él escapó. ¡Las piernas de ese Aldeano son demasiado rápidas! Rayos…¡¿Qué demonios estabas haciendo, Rex?!”

“No entres en pánico. Incluso si la única cosa que sabemos es que están todavía en esta ciudad, ¿no es eso suficiente?”

Como estaban mirando a sus alrededores que carecían del Aldeano, desanimado y a la perdida de lo qué hacer, Krul y Tina salieron de la tienda después de pagar la factura y se reunieron con ellos..

“Valió la pena dejar que los caballos corran rápidamente para que pudiéramos llegar antes que el Ejercito del Rey Demonio se moviera. Por lo menos, ese Aldeano quien tiene una conexión con el Rey Demonio seguramente no va a salir de la ciudad hasta mañana.”

“¿Y qué? ¿Que harás? También vamos a unirnos a la Unidad de Subyugación del Ejercito del Rey Demonio, ¿cierto? Solo tenemos hasta mañana para encontrarlo. ¿Dónde piensas mirar dentro de esta enorme ciudad?”

Palna se acercó a Rex mientras decía eso, como si le cargara con la responsabilidad de dejar huir a Kagami. El sudor resbalaba por la frente de Rex ya que no había pensado en un buen plan para buscar a Kagami dentro de esta enorme ciudad.

“Está bien si los residentes de esta ciudad buscan por él. Si les decimos que un Demonio ha entrado en la ciudad y les decimos sus características, ellos ciertamente los encontrarán mañana por la mañana.”

“Entonces, vamos a parar por ahora.”

Independientemente de si este plan era una buena idea o no, Rex contestó inmediatamente a Palna, quien había dicho eso con confianza, con una mirada seria. Estas palabras inesperadas causaron que Palna frunciera el ceño por un momento, pareciendo infeliz, y miró a Rex.

“Aunque entiendo tus sentimientos, los que estarían en desventaja por arrinconarlos somos nosotros.”

“¿Qué quieres decir con eso?”

Cuando Rex dijo eso, como si estuviera tratando de calmar a Palna, Tina preguntó por el significado de sus palabras, mientras inclinó su cabeza pequeña.

“ÉL es un monstruo. Aunque no querría admitirlo…es fuerte al grado que la gente como nosotros no seríamos sus oponentes, si piensas en ello. No sé cómo resultarían las cosas, incluso si fuera conducido en una esquina. Él podría optar por huir de esta ciudad.”

Sea o no, él confiaba  en que tal situación ocurriría, Rex dijo eso con una mirada arrepentida.

“Ya veo…la gente de la ciudad haría alboroto al tratar de encontrarlo y podría ser peligroso.”

“No creo que eso es todo.”

Similar, Krul interfería con su conversación mientras parecía triste, como si ella estuviera convencida de que podría ser el caso.

“Si nosotros fuéramos los que lo acorralaran por alborotar, seguramente hubiéramos enfrentado peligros hace mucho tiempo. A pesar de que son personas insolentes que protegen a Demonios…No creo que sean malos.”

Palna suspiro de asombro ante las palabras de Krul.

“Kuu-chan, tú…¿entiendes lo que estás diciendo? Él es un aliado de los Demonios, ¿verdad? Con un Demonio que atacó Balmain, no menos. ¿A quién le importa si no es una mala persona?”

“Es cierto que no sé sus intenciones. Sin embargo…él habló con nosotros.”

“¿Y qué?”

“En lugar de contraatacarnos, a quienes no entendían sus ideales, optó por escapar. Al menos, yo no creo que él está tratando de forzar sus ideales en nosotros para tratar de hacernos entender. Él sólo quiere que lo entendamos…Creo que es una persona.”

Palna permaneció en silencio mientras pensaba en cosas desagradables en su corazón en respuesta a la expresión y palabras de Krul, quien parecía estar afligida por la situación.

“A pesar de su posición como Aldeano, se enoja, como si fuera menospreciado…”

Rex murmuró con una mirada insatisfecha, sea o no, entendió de la misma manera.

“Si eso es así…entonces, ¿por qué estamos persiguiendo a ese Aldeano? Ese niña…parece ser la hija del Rey Demonio, y sea o no entregado ese Demonio, pensé que íbamos a atrapar a ese Aldeano con el fin de marcarlo como un criminal. En cualquier caso, si ya sabemos que es inútil para atraparlo, ¿no está bien dejarlos solos?”

“Por supuesto, nuestro principal objetivo es derrotar al Rey Demonio. No va a cambiar el hecho de que los Demonios son existencias que hay que rechazar. Sin embargo, estoy realmente preocupada acerca de si es un aliado de los Demonios. Sólo a partir de la forma en que habla como si siempre está preocupado por nosotros, no sabemos lo que está pensando.”

Tina murmuró, “Ahora que lo mencionas, siempre sólo nos deja pistas y no nos contesta, diciendo ‘¡Intenta darte cuenta por ti mismo!’ y tales”, en la admiración de las palabras de Krul.

“¿Qué sabes? ¿Qué si él se alía con los demonios, quienes están planeando algo? Desde que ha llegado a un estado tan poderoso, puede estar al tanto de sus planes. Pienso que tiene algo que no conocemos.”

Insatisfecha, Palna murmuró ‘¿Qué harías si él sabe?’ hacia Krul mientras miraba directamente a sus ojos, y luego volvió la cabeza por segunda vez mientras suspiraba.

“Aunque hemos pensado en varias cosas…estos pocos días, ya sea o no que esos pensamientos se expresen, quiero escucharlo apropiadamente. Esta vez, será formal, ya que me he calmado.”

“Yo también tengo cosas que quiero preguntar.”

Rex murmuró como si estuviera de acuerdo con su decisión.

“Sin embargo, no hay necesidad de persistir en contra de ese tipo. Nuestro objetivo de derrotar al Rey Demonio no va a cambiar, después de todo. Con la situación actual del Ejercito del Rey Demonio invadiendo, esto no nos hará vacilar. No importa, incluso si dejamos solo uno o dos Demonios.”

“¿Qué? ¿No podría ser que Rex va a sugerir un plan donde no derrotamos a Demonios?”

Palna se acercó a Rex mientras miraba cuando oía sus palabras, la cual era diferente del pasado, cuando él había descubierto sus colmillos con la mayor hostilidad en el grupo. Sin embargo, Rex se rió ante la pregunta de Palna.

“¿Hay tal excusa? Ya que tenemos cosas que queremos preguntar, sólo tenemos que buscarle. Si nosotros no lo encontramos antes de mañana, está bien dejarlo solo por el momento. De todos modos, vamos a formar Grupos y buscarlo mientras describimos cómo lucen aquellos dos.”

Mientras Palna dijo ‘Mi, mi’ como si estuviera ligeramente aliviada, ella reconoció su propuesta.

“Aunque, Héroe-sama será perdonado si trabaja con nosotras y no se escapan.”

“Gu…sobre eso…lo siento.”

Al final, seguían caminando mientras se dirigían hacia la calle principal de la ciudad con el fin de buscar Kagami, que estaba escondido en algún lugar de Salumeria, mientras Rex dejó caer la cabeza en las duras palabras de Tina.


Anterior | Indice | Siguiente

Sobre nosotros Tibe

Un simple traductor con un poco de tiempo para brindarles una que otra traducción medianamente decente de alguna novela medianamente decente~