(LV999) Capítulo 2 – Parte 1

Con esto empezamos el capítulo 2, que si, también esta dividido en partes~
https://i2.wp.com/i.giphy.com/26BRLAH6YLAytMQne.gif?w=640

Traductor: Tibe

Editado/Corregido por: Beriia


Este tipo de cosas, ¿qué valor tienen?— Parte 1

Cuando Kagami derrotó por primera vez a un Slime Verde a la edad de dos años, se preguntaba una cosa.

“Me pregunto por qué estas cosas contienen oro.”

Sin embargo, esta duda que Kagami tenía, al instante desapareció. En este mundo, eso era de sentido común. Un fenómeno natural.

No, en todo caso, podría haber pensado de esa manera porque él tenía dos años.

Con la existencia de hechizos mágicos comunes, la duda de Kagami se desvaneció antes de que él se hubiese dado cuenta.

Desde entonces, Kagami continuó derrotando Slimes Verdes. Se aseguró de luchar siempre de forma individual, lanzando piedras contra ellos, cavando trampas de pozo y, en ocasiones, enviándolos a volar, tratando de no quedar envenenado. Él constantemente adquiría experiencia lanzando piedras.

Sin embargo, había un límite a la experiencia que podía ganar con Slimes Verdes. Kagami derrotó Slimes Verdes todos los días y alcanzó el Nivel 3 en un mes.

Su próximo objetivo era un monstruo que vivía cerca de los Slimes Verdes y del pueblo en gran número, los Goblins del Pantano.

Tenía una apariencia similar a un jabalí y un cuerpo cubierto de piel verde, que aumentaba su aspecto inquietante. Era un monstruo maligno que cargaba y mordía a sus objetivos. Kagami había sido reacio a dar un golpe en contra de éste, pero, después de convertirse en Nivel 3, su cuerpo se sentía más ligero que nunca y su energización le dio la confianza para oponerse a este.

Desde su punto de vista, era fácil derrotarlo. Derrotó a todos los Slimes Verdes cercanos, pero el objetivo principal era ver si podía derrotar a los Goblins del Pantano. Moriría de un solo bocado, y si actuaran como un grupo, se le habría acorralado por separado y probablemente habría muerto.

Sin embargo, los enfrentó uno a la vez para que no tuviera que arriesgarse a una situación de este tipo. Evitó su embestida, les dio una patada desde atrás, y lanzó piedras contra ellos, derrotándolos fácilmente.

Alrededor de un año después de que comenzara a matar Goblins del Pantano, Kagami alcanzó el Nivel 4. Sin embargo, no era más que el Nivel 4, debido a que los Goblins del Pantano eran Nivel 4 y él no podía subir más alto, sin importar cuántos más venciera.

Cuando Kagami pensó en lo que su siguiente paso sería, se dio cuenta de que necesitaría derrotar Monstruos que fuesen por lo menos un Nivel más alto. Al tomar en cuenta los Monstruos débiles en todo el pueblo, los siguientes Monstruos eran los Goblins de Nivel 7.

¿Tal vez, con el asesoramiento de los adultos, no sería tan peligroso luchar con los Goblins de Nivel 7 de inmediato? Kagami siempre había pensado de esa manera y se decidió a luchar con los Goblins, ya que él sería incapaz de levantar su nivel si no lo hacía.

Había combatido y derrotado Goblins del Pantano sin hacerse daño durante un año, por lo que seguramente sería capaz de manejar Goblins también. Kagami se acercó a los Goblins como un halcón y los atacó antes de entender por qué los Aldeanos adultos trataron de no luchar contra estos Monstruos.

La respuesta era muy simple; el riesgo de muerte era demasiado alto.

Los monstruos verdes tenían una figura similar a los humanos y morderían con sus grandes bocas si se acercaban, al igual que los Goblins del Pantano. Kagami sin duda moriría si él no utilizara una buena táctica.

Mantuvo su distancia y lanzó ataques desde lejos, pero debido a que estaban blindados, no tomaron ningún daño en absoluto. A pesar de esto, los ataques de largo alcance fueron más allá de ellos…hasta que comenzaron a imitar el lanzamiento de piedras.

Las piedras que arrojaron los Goblins desaparecieron de su vista, y un golpe hirió el hombro derecho de Kagami.

Si la trayectoria se hubiese desplazado un poco y la roca hubiese golpeado su cabeza, Kagami habría muerto al instante.

Desde que había, afortunadamente, evitado los ataques de los Goblins del Pantano y los Slimes Verdes, esta era la primera vez que realmente entendió que si él fuese golpeado con un solo golpe, habría muerto inmediatamente.

Qué desafortunada era la existencia llamada Aldeano. Corrió por su vida, hacia el pueblo, y después de ver a un Guerrero de Nivel 10, que se alojaba como invitado, derrotar a los Goblins, Kagami entendió completamente.

Kagami, que fue testigo de esta abrumadora diferencia de Estado, una vez más recordó la sensación que hacía tiempo había olvidado.

“¿Qué son exactamente…los Roles?”

Puso en duda el sentido común detrás de las cosas naturales y la existencia en este mundo.

Kagami fue golpeado por una inexplicable sensación indescriptible. Sin embargo, no pudo encontrar la respuesta. Los Roles se les daban a las personas en su nacimiento, y a pesar de los esfuerzos de muchas personas que trataron de encontrar una respuesta, no había respuesta que ellos pudiesen encontrar.

En lugar de reconocer esta duda como una pared, Kagami simplemente ignoró.

Sin embargo, no se dio por vencido. Desde que un Guerrero  de Nivel 10 podría derrotarlos, si podía luchar con la fuerza de un Guerrero de Nivel 10, incluso si él era un Aldeano, él sería capaz de derrotar a los Goblins.

Normalmente, cuando uno se daba cuenta de este hecho, se esperaba que ellos se dieran por vencidos, pero Kagami no lo hizo. No quería admitirlo. Si él nació como un Aldeano, seguiría viviendo como Aldeano.

El riesgo de muerte era anormalmente alto, pero Kagami no tenía intención de hacerse cargo de un riesgo de muerte. Por lo tanto, no tomaría venganza cuando se hiciera más fuerte de lo que era ahora.

Sin embargo, incluso si él pensaba sobre el deseo de llegar a ser fuerte, sólo podía elevar su Estado a través del entrenamiento muscular, tales como hacer flexiones. Si él realmente quería ser fuerte, no había otra opción que elevar su Nivel.

Si él quería elevar su Nivel, no había ninguna otra manera que no sea derrotar Goblins.

No podía ver un camino a través de su dilema. Incluso si él luchaba y trataba de derrotar Goblins, no podía hacerlo por sí mismo.

No podía solicitar la cooperación de los otros Aldeanos, ya que, obviamente, no quieren morir. Además, no había ninguna razón para que Kagami, quien todavía era un niño, el salir y exterminar a los Monstruos. Era inútil tratar de contratar a un Guerrero que le ayudara a subir de Nivel, ya que era un niño y no tenía oro. Esas eran las razones de su dilema.

Por lo tanto, no fue capaz de encontrar una manera de salir de su realidad impotente, sin importar cuánto lo intentara. Esta era la situación cuando Kagami cumplió siete años de edad.

Cuando acababa de cumplir siete, Kagami estaba todavía en el Nivel 4. A pesar de que su Estado había crecido un poco, no había un cambio significativo.

A los siete años de edad, contrató a un Guerrero que se alojaba en el pueblo y se dirigió hacia la Ciudad Imperial en un carruaje, con el fin de entregar la ropa que se había hecho en la sastrería de su padre.

Fueron atacados por los Monstruos y el padre de Kagami, que estaba justo en frente de él, murió, bañado en su propia sangre.

La historia de la existencia que se llamaba a sí mismo Kouji Kagami comenzó ese día.


Anterior | Indice | Siguiente