(LV999) Capítulo 1 – Parte 3

Baia, un capítulo muy corto, pero ya se publico tambien “Summoned Slaughterer”, asi que no se preocupen, por cierto, denle like a la pagina de facebook~. Tenia pensado traer un nuevo proyecto, pero solo me han dejado una sugerencia o.o, BTW a lo mejor luego les traigo otro capítulo de algo~

Traductor: Tibe

Editado/Corregido por: Beriia

13254248_1126323380762673_119322102889185601_n


“Con esto ya son 28… ¿Solo quedan 2?

Sobre una docena de minutos después de encontrarse con el grupo del Héroe, Kagami, quien había tenido una sorprendente suerte, había subyugado suficientes de los Diablos Azules para completar la misión.

Normalmente, la gente le daría prioridad a su seguridad en el primer día y completaría la misión en el segundo día, ya que los Diablos Azules podrían ser peligrosos dependiendo de los niveles de las personas. Sin embargo, Kagami casi había terminado después de sólo tres horas.

Los Diablos Azules eran criaturas de piel azul con alas que eran inutilizables en la Mazmorra. Tenían los ojos anormalmente grandes y rojos que los hacían parecidos a armiños [1]. También atacaban de forma irregular mediante el uso de la magia o el uso de las paredes de la Mazmorra para hacer frente a sus oponentes y perforar con sus tridentes.

Aunque se encontró con otros monstruos, tomó un tiempo antes de que Kagami pudiera encontrar los dos últimos Diablos Azules.

En un instante, tiraron Objetos y se convirtieron en Oro, desapareciendo luego.

“Hoy seguro que es un día de suerte, aunque no entiendo por qué.”

Originalmente, las tasas más altas de encuentro con Monstruos por lo general resultaban en una mayor probabilidad de muerte debido al mayor peligro, pero para Kagami, sólo había un aumento en el riesgo de caída de oro.

Utilizando su increíble velocidad, los armiños provocados intentaron hacerle frente desde fuera de su campo de visión, pero ellos se estrellaron contra el suelo como si hubiesen sido golpeados por un matamoscas y se convirtieron en oro, que Kagami recogió triunfalmente.

“…Tengo prisa.”

Kagami escuchó de repente una voz murmurando cerca.

Mirando hacia atrás a través del corredor en el cruce en donde la voz se originaba, en el último momento, vio a una joven vestida con una capa andrajosa con capucha cruzar el corredor.

Aunque sólo la vio por un momento, llegó a la conclusión de que era una mujer por el pelo rojo que se había asomado fuera de la capa con capucha y los muslos blancos que había visto entre sus calcetines hasta la rodilla y minifalda.

Kagami se dio cuenta de que la altura de la figura era de sólo alrededor de 130 cm; ella era claramente una niña. Supuso que probablemente tenía alrededor de 10 años de edad.

“Eh, ¿no es peligroso?”

Kagami empezó a seguir a toda prisa a la joven que había desaparecido en el corredor.

Aunque Kagami ya había estado luchando contra la Clase de Monstruos de Mazmorra a esa edad, pasó por muchas experiencias cercanas a la muerte. La anormalmente alta tasa de encuentro hacía la situación aún más peligrosa.

A pesar de que reconoció que ella debía tener grandes habilidades para ser capaz de llegar a esta Mazmorra, continuó persiguiéndola.

Por otra parte, Kagami sabía que nadie más tenía su estilo de vida. Aun así, si era o no era su culpa, si había una posibilidad de muerte y no eran una mala persona, Kagami les ayudaría. Esta era la política que Kagami valoraba más que ganar el oro.

A pesar de que no iría en viajes específicamente para salvar la vida de la gente, él sin querer acumuló buenas acciones debido a esta simple política suya: 【No abandonare a las personas que se están muriendo justo en frente de mis ojos】.

Sin embargo, aunque Kagami salvaría a las personas frente a él, él no lo haría a costa de su propia vida. 【Nunca involucrarse con cosas desconocidas】. Una política insensible, que también era tan agradable como podría ser.

“¡Espera, espera! ¡La chica de ahí! ¡Esta Mazmorra es mucho más peligrosa de lo que parece! ¡DETENTE!”

Kagami gritó a la niña inmediatamente después de alcanzarla, pero ella no trató de detenerse.

Puesto que ella se había dado cuenta definitivamente  de Kagami, era obvio que ella seguía deliberadamente. Kagami, aunque confuso, no dudaría en protegerla de cualquier daño, independientemente de si ella era lo suficientemente fuerte como para no requerir ninguna ayuda.

Por supuesto, normalmente sería muy sospechoso para un hombre joven que llevaba ropas ásperas que no ofrecían protección el desafiar la Mazmorra, ya que era peligroso. También había Monstruos que se mezclaban con la sociedad humana, aunque tal vez eso era una tontería de ellos, ya que tendían a actuar de forma extraña. De hecho, la chica que estaba huyendo de Kagami le devolvió la mirada con duda en sus ojos.

“¡Adelante! ¡Mira hacia delante de ti! ¡Hay monstruos! ”

Kagami advirtió a la niña, quien le devolvió la mirada con recelo.

Tres Diablos Azules estaban de pie justo en frente de ella y bloqueando su camino. Aunque Kagami se sintió aliviado cuando ella se detuvo, la chica se dirigió inmediatamente más allá de los tres Diablos Azules.

“¿¡Oye!? ¿Por qué no estás matando a estos monstruos, niña?! “

Anterior | Indice | Siguiente

Sobre nosotros Tibe

Un simple traductor con un poco de tiempo para brindarles una que otra traducción medianamente decente de alguna novela medianamente decente~